Pentecoses 2019
Tenemos una Misión
dolores de Parto
gallery/egresados30
gallery/sin título-1
Trimestre de Liberación
gallery/img_7325seminario-dia 1
gallery/jesucristo 1
Arde en mí
Pentecostes 2020
En Sintesis con Jorge Estévez
gallery/img_7340seminario-dia 1
gallery/jesucristo 1
Jesucristo Bienvenido
La Familia y las redes sociales

 

¿Qué son las redes sociales?

 

En el mundo virtual, son sitios y aplicaciones que operan a niveles diversos donde la base siempre es compartir información entre personas y/o empresas. Según el tipo de red social es el modo en que la información circula. Si pensamos en redes sociales que actualmente existen y están vigentes podemos hablar de Facebook, Messenger, Instangram, YouTube, Whatsapp, LinkedIn, Skype, Happen, Viber, Pinteres, Tumblr, Twitter, Google+, Flickr, Spotify, WeChat.

 

Facebook, es una de las plataformas más desarrolladas, permite a sus usuarios publicar fotos, videos, documentos, links de otras páginas, chatear (conversar en línea), publicitar productos, publicar una tienda online, publicar “estados/historias”. Instagram permite publicar fotos, “historias/estados”, gestionar una tienda online, transmitir en vivo, chatear, etc.

 

En la última década algunas redes sociales han cobrado mayor protagonismo y otras han quedado obsoletas. Además, aunque muchas comparten formatos y prácticas similares cada una propone un tipo de códigos particulares que son necesarios para que los que interactúan a través de ella logren comunicarse mejor. Por ejemplo, cuando una foto me agrada en Instagram se toca dos veces y el corazón que está debajo de la foto se vuelve color rojo, indicando que la foto me gusta o que estoy de acuerdo con lo que la imagen o texto indican. En Facebook, se puede además de demostrar que uno está de acuerdo o le gusta la imagen o texto, se puede manifestar la opinión con otros emoticones, y no necesariamente haciendo un comentario debajo de la publicación.

 

¿Las redes sociales son malas o buenas?

 

Como todo en la vida, las cosas no son malas o buenas en sí mismas. Sino que todo depende del uso que se le dé.

 

Cuando hablamos de redes sociales tenemos que tener varias cosas en cuenta.

La información: ¿Qué información comparto en las redes sociales que utilizo? Siempre, antes de publicar algo debemos pensar si vale la pena hacerlo, y debemos tener en cuenta la intención con la que lo hacemos Efesios 5:15-16 “Mirad pues con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos”.

 

Tiempo: ¿Qué tiempo los miembros de la familia está utilizando en las redes sociales? Dios nos advierte sobre el uso de nuestro tiempo: Efesios 5:15-16 “Mirad pues con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos”.

 

Imagen de mi mismo: ¿Qué imagen de mi vida y mi realidad muestro o expongo? Muchas veces las personas comparten fotografías, imágenes o frases que están muy lejos de reflejar lo que realmente sucede en sus vidas. Muchos cristianos, publican versículos bíblicos o imágenes con frases de aliento pero nunca tocan la biblia. O algunos utilizan las redes sociales para descargar enojos, o situaciones frustrantes que vivieron. En Mateo 6:2-3 “Por eso, cuando des limosna, no toques trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa. 3 Pero tú, cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha”.

 

Las redes sociales y los más pequeños

 

Como padres debemos preguntarnos acerca de cuándo permitimos que un niño haga uso de una red social. Cuanto más tarde accedan a ellas mejor. Algunas tienen condiciones etarias para poder tener un perfil y es importante que estemos al tanto de esto, ya que nos da una idea de cuándo permitir que un niño o niña las utilice.

 

Es importante tener en cuenta que los niños pequeños no deberían tener acceso a redes sociales, incluidas las que son únicamente de videos. Ellos se encuentran en una etapa denominada por los algunas corrientes psicológicas como etapa sensorio-motora, donde el conocimiento se establece a partir de los sentidos y el movimiento del cuerpo. Las pantallas digitales no favorecen el desarrollo del máximo potencial de sus destrezas ya que no están pensadas para esta etapa.

 

Sumado a esto, algunas de las consecuencias que se vuelven más evidentes en los niños/as que están frente a pantallas mucho tiempo son: ansiedad, sedentarismo, falta de imaginación, problemas en el lenguaje y la atención.

 

Algunos datos que arrojan las estadísticas son:

 

Los jóvenes (de 15 a 24 años) son el grupo de edad más conectado. En todo el mundo, el 71% están en línea, en comparación con el 48% de la población total. Los niños y adolescentes menores de 18 años representan aproximadamente uno de cada tres usuarios de internet en todo el mundo. Un número mayor de pruebas empíricas revelan que los niños están accediendo a internet a edades cada vez más tempranas. En algunos países, los niños menores de 15 años tienen la misma probabilidad de usar internet que los adultos mayores de 25 años. Los teléfonos inteligentes están alimentando una “cultura del dormitorio”, y para muchos niños el acceso en línea es cada vez más personal, tiene un carácter más privado y está menos supervisado. (Uniceff, 2017)

 

Las TIC2 han amplificado los peligros tradicionales (como por ejemplo la intimidación) y creado nuevas formas de abuso y explotación infantil, como el material de abuso sexual infantil hecho a la medida, el contenido autogenerado (incluidos los mensajes sexuales o “sexting”) y la transmisión en vivo de abuso sexual.

 

Los investigadores en esta materia han realizado una clasificación de los riesgos y organizado en tres categorías

 

Riesgos de contenido: Cuando un niño está expuesto a un contenido no deseado e inapropiado. Esto puede incluir imágenes sexuales, pornográficas y violentas; algunas formas de publicidad; material racista, discriminatorio o de odio; y sitios web que defienden conductas poco saludables o peligrosas, como autolesiones, suicidio y anorexia.

 

Riesgos de contacto: Cuando un niño participa en una comunicación arriesgada, como por ejemplo con un adulto que busca contacto inapropiado o se dirige a un niño para fines sexuales, o con personas que intentan radicalizar a un niño o persuadirlo para que participe en conductas poco saludables o peligrosas.

 

Riesgos de conducta: Cuando un niño se comporta de una manera que contribuye a que se produzca un contenido o contacto riesgoso. Esto puede incluir que los niños escriban o elaboren materiales odiosos sobre otros niños, inciten al racismo o publiquen o distribuyan imágenes sexuales, incluido el material que ellos mismos produjeron.

 

ALGO A TENER EN CUENTA ES QUE :

Tanto si los niños se benefician o no de la experiencia digital, y en qué medida, son dos factores que tienen mucho que ver con sus puntos de partida. Los niños con relaciones sólidas utilizan internet para reforzarlas, mientras que los niños que sufren a causa de depresión, estrés o problemas en el hogar pueden encontrar que la experiencia digital agrava sus dificultades existentes. El hecho de no utilizar medios digitales en absoluto, así como el uso excesivo de los medios digitales, suelen tener efectos negativos, mientras que un uso moderado tiene efectos positivos.

 

Cuando las redes afectan a la familia

 

Muchas veces es fácil suponer que el mayor consumo de tecnología y redes sociales es por parte de los más jóvenes de la familia, los hijos, pero muchos padres pasan mucho tiempo al pendiente de sus celulares y a otros dispositivos descuidando el vínculo con sus hijos. Además, de descuidar cómo las redes sociales está afectando a sus propios hijos/as.

 

Entre hermanos: Y podemos decir aún más que no solo las redes sociales afectan las relaciones sino también la posibilidad que se da hoy en día de que cada integrante tenga un dispositivo smart (con acceso a internet e interactivo) para su propio uso. Esto por ejemplo, repercute entre hermanos, en las negociaciones o en los límites que los padres puedan poner. Que cada hermano tenga un dispositivo para ver lo que desea ya no somete a los mismo a discusiones por qué se ve en la tele, cuando había una sola en los hogares, por ejemplo.

 

Enseñar a nuestros hijos a respetar a sus hermanos es primordial en esta era del bullyng y las bromas en redes sociales. Hoy en día la exposición en las diversas plataformas es muy común y muchas veces entre los hermanos suelen hacerse bromas pesadas, escraches y publicaciones que resultan de mal gusto. Pero los cristianos no se humillan entre ellos. a Jesus nos dejó una enseñanza con respecto a esto “Ama a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento más importante que éstos” Mr12:31